PoesiaLatinoamericana

Thursday, May 04, 2006

Poema de Germán Gana (Chile)


La Pirómana , Yo y Billy Idol
.-Poesía para morder II-.

Rosita Bergamota era una niña muy especial

usa lipstyck y pantys a cuadrillé

en un momento

ella se sentó sobre mis piernas

y la derecha empezó a vibrar…

-porque cuando aprieto el gato por más de 5 segundos

se activa el modo de silencio activado,

y si alguien quiere hablar conmigo, vibra…-

salvado por el estímulo del aparato

Rosita Bergamota se asustó y se escondió bajo la tarima

mientras yo me arreglaba la corbata

vi un dibujo de Billy Idol con forma de niña

en la polera de una niña más alta, que sólo podía ver

cuando los círculos de luz roja se posaban sobre su rostro

me acerqué a ella y reconocí a La Pirómana

luciendo una gota de agua sobre su labio inferior

que saqué con la punta de mi lengua

mientras me daban ganas de besar sus orgasmos

y serle infiel a mis ganas de querer conocerla

introduciéndome detrás de sus grandes gafas

recorriéndola por algunos minutos

como queriendo aprovechar el momento perfecto

porque debo confesar que primero me entró por los ojos,

luego por los oídos y la nariz,

y los juegos y las secreciones intratubilíneas posteriormente…

A pesar de su transparencia y de su tez blanca

La Pirómana era más absoluta de lo que yo hubiera pensado.

A veces pienso que va a llegar

con su maleta de gato Félix,

la va a abrir, y va a sacar a un tipo similar a mí

que me va a apretar

y me va a meter en la maleta a modo de reemplazo…

A causa de cosas como esa

ando siempre con mi paraguas-parachoques

el cual me socorre y me apoya al suelo en caso de emergencia,

lo bueno es que a La Pirómana le encanta mi paraguas

de hecho, cuando nos quedamos a dormir en la azotea del edificio,

le gusta tirarse desnuda cantando singin'in the rain

mientras desde arriba le alumbro el camino

con una linternita que compramos en la micro.

Continuamos el registro

mientras ella, yo y Billy Idol

nos despedimos de las excentricidades lésbicas,

luego, unos niños nos piden la cámara para fotografiarnos

mientras lo hacemos en la escala, en el ascensor y en los maceteros…

Ellos querían ponernos en sus fotologs

para ser los chicos más populares de la escuela…

Con La Pirómana compartimos lo sinvergüenza, y a Billy Idol,

que ya se había pegado en mi corbata y en mis pantalones.

Un extraño papel para un músico

que trata de hacer las paces con su música.

Monday, May 01, 2006

Poemas de Pablo Paredes (CHILE)

CUIDADO CON EL PERRO QUILTRO
Me gustaba que se llamase Yasna, me gustan los nombres que avisan la pobreza, esos nombres como Jhonatan y Jenifer, esos nombres que dicen cuidado con el perro quiltro, que marcan terreno, que avisan la selva.
La Clase Media hace chiste con esos nombres, les parecen ridículos y graciosos sobre todo cuando son deformaciones anglo que se mezclan con un pobre Pérez o un pobre Carrasco, se ríen y en la noche se van a la fiesta kitsh de La Blondie. Se llamaba Yasna y la amé tanto. La clase media se ríe en función de los nombres connotadores de pobreza, ahí intentan marcar su diferencia, sus privilegios, su idílico origen común, pero la Clase Media omite los apellidos, ellos también son Martínez y Hernández, aunque antecedidos por Camilos, Ignacios y Franciscas. No se meten con los apellidos, porque desde ahí son desplazados. Lo que representa Deivid para la Clase Media, es lo mismo que representa Soto para la Clase Alta. Se llamaba Yasna Rivas y la amé tanto.


LA FIESTA

Mis amigos piscolas vientres de hembra, ellos son el sol porque son los más calientes ellos son el sol, déjenlos pasar porque en mi casa entran los que quiero y al resto se los lleva el río falso que hace la lluvia, al resto se los come la noche que ilumina desde sus postes meados. Pienso en ellos hoy que soy un chileno borracho, que soy la botella la vino la niña que se tomo el vinagre porque no encontró la cloro, déjenlos pasar porque yo voy ahí y si no fuera entre sus vestidos cortos igual déjenlos pasar por-que ellos son el río que sí existe, el aceite y el agua el arroz quemado y pegado que es el único arroz, déjenlos pasar que los pacos desaparecieron al cerrar los ojos, mis sillones son de ellos yo los mancho con el mismo líquido, déjenlos pasar que se desparramen, para que digan que son la peste del siglo, el milagro del siglo y sólo sean mis amigos que me traen arrastrando hasta la fiesta de mi casa.


BAILARÍN

Porque a este movimiento social se le trunca la cadera social, se desarma y parece un armazón tembloroso, pero no bailarín. Porque este movimiento que sembraron los quedados en la patria y cosecharon los idos y vueltos de la patria, es un movimiento triste, pero no bailarín. De qué sirvió que acompañaran las palmas: mosquitas revoloteando un hedor. Hay una tristeza en los potreros santiaguinos, hay una tristeza en la niña/pobre/entre/pierna/pichí mirando el meneo tiesón de este movimiento social. Hay tanta tristeza en esa fiesta: la challa, el arcoiris, la serpentina, todo es un artefacto de dominación, en mi casa todavía no se cae el muro, por arribita se burlan los gatos de los perros, por abajo les muerden el cuello, movimientos violentos que no sacan mucha sangre. Nací un primero de febrero del 82, ese día estuvo quieto, sólo se contorsionó la vagina materna, ése sí fue un terrible movimiento social, ese sí fue bailarín.


FARIÑA

Se van a tirar de un barco al cielo para desaparecerse,
se van a roer los huesitos niño Fariña,
mucho calcio en el llanto,
la lágrima crece como una varilla de capitán.

Se van a caer en una fosa.

Se van a roer los huesitos niño herida,
en un reportaje una vecina dice que está bien muerto
porque era un cabrito malo malo,
malo de adentro, de afuera, de los lados.
Una vecina dice que está bien
que un camión verde se llevara a un niño.
Ese niño molestaba a su niño.
Ese niño molestaba.
Todavía molesta.

Los ojos del mundo en Chile,
deberían ponerse a llorar por el fenómeno del niño.
Sobre el río Mapocho hay un teatro
y los fantasmas le muerden el piso.

Debajo del río Mapocho hay una autopista
y los fantasmas son atropellados por su imprudencia.

Por todos los perros garrapatientos
va la cúpula comunista con los ojos vendados
para la sorpresa,
este jueguito

de gritar un nombre
y no poder comer el plomo
porque el plomo está entrando por entre los omóplatos torcidos.


Dan ganas de decir amén,
adiós,
por dios,
pero no se reza entre esta sangre,
los cuerpecitos abonaron plantas,
dieron de comer a peces flacos.

No sintieron asco de estar amontonados,
eso sí
se dejaron las vendas en los ojos
porque los antiguos chilenos
creían que sus ojos podrían seguir sirviéndoles después de una masacre.

Monday, April 17, 2006

Antología de poesía latinoamericana

El Consejo Editor de la revista RUSTICATIO, que viene preparando su segunda entrega, convencido de que la poesía es el único medio de atravesar fronteras y diferencias para reconocernos en nuestras semejanzas, viene preparando una antología de poesía latinoamericana. Invitamos desde este blog a los poetas nacidos entre 1965 y 1985 a enviar sus trabajos, acompañados de una nota biográfica y su respectiva bibliografía a mauriziomedo@yahoo.es Se rumora que dicho volumen será lanzado con ocasión del Poquita Fe.

Sunday, April 02, 2006

Poema de Manuel Barrios/ Pablo Polyester (Uruguay)

Apuntes sobre una Performance que no vi aunque trate de un chancho y una aguja

Manuel Barrios/ Pablo Polyester


Tengo la cabeza vendada (texto del hombre en la playa)
El sol entra con mi alma en mi cabeza (o mi cuerpo –con la Resurrección – entra en mi alma).
(1984) Héctor Viel Temperley

Aquí la literatura se reconoce también en ese fantasma. “Ella es –concluye Hassler – como el eco de un sonido que todavía no se produjo”, o que jamas ocurrirá.
Héctor Libertella

El arte, señoras y señores, es también, con todo lo que le pertenece y lo que habrá de añadírsele, un problema, y uno, como se ve, susceptible de transformación, de vida tenaz y prolongada, es decir, eterna. (...) Pero, cuando se habla del arte, nunca falta alguien que está presente y... en verdad no escucha.
Paul Celan (1960)



1. Preludios a una performance que no vi


Venme ahora así
bien apretado
fina luz yo parezco

venme ahora que las linternas agujerean paredes
y estas desaparecen
desaparecen
desaparecen





(supuestamente aquí la ausencia se ha incendiado)



La fuga de las trompas amoldadas a la máscara respiradora son un regimiento de hocicos
y además está el regimiento de hocicos por donde resopla mi impotencia,
I los hocicos suplementarios que me revienten
N al menos
T pienso
E tuvo la osadía de pisarle la garganta antes de mutilarlo:
R meto un hocico en mi trompa
L después
U acuchillo al chancho atragantado que está convulsionado boca arriba de forma
D obsesiva, maquinal,
I tengo la osadía de hacerle un piquito neurálgico a esa boca rosada
O y de pisarlo
antes de mutilarlo.


POSTLUDIO
Yo les voy a dar la idea de una performance que nunca vi pero hace mucho tiempo, está plagada de luces brillantísimas y debe realizarse un 6 de setiembre del año 1983 en el hospital abandonado que tiene pasillos largos, largos, larguísimos y paredes llenas de humedad que van avanzando por su techo hasta volverse lo único reinante en todo el gran hospital abandonado donde se va a hacer la performance que se llama 6 de setiembre del año 1983 en la cual un hospital de pasillos largos como agujas y filosos como chanchos y una gorda luz que entre y contamine de tenuidad todo el hospital abandonado donde se hizo la performance que se llama nueve de la mañana de un 6 de setiembre del año 1983, la hora y el día en el que nació el chancho atragantado que yace convulsionado boca arriba como una ampolla gigante repleta de almidón destilado de los ojos cuando mienten y niegan haber sido violados por una mujer embarazada de una aguja que se desdobla justo en el momento en el que los focos se apagan y todo el escenario se convierte en tierra que expele un hedor rancio a cosa, a cosa de muchas cosas, a cosas que nadie vio de la performance que se llama nueve de la mañana del 6 de setiembre del año 1983 y se agarran una contractura tan hedionda que para sacarla hay que verterlos ¡oh! verterlos,
sin duda, sin demasiada duda

(APUNTES SOBRE UNA PERFORMANCE QUE NO VI)




2. Comienzo



La mujer camina lentamente por debajo de un puente que es tan pesado que sabemos que caerá en cualquier momento entonces decide meterse a un túnel tan oscuro que comienzan a verse formas nítidas que sólo se reconocen al ser alumbradas con la oscuridad del túnel hondohondísimo que se halla pegado al puente sobrepesado que siempre está a punto de caerse por donde la mujer pasó lentamente para terminar al final en un pasillo largo como una aguja y fino como un chancho, allí decidió colocarse la máscara de gas antiagujas y ponerse el vestido de látex negro para seducir al chancho atragantado que yace convulsionado boca arriba sobre una mesita marrón de patas negras y larguísimas de la longitud que tienen dos lágrimas cayendo de un ojo cuando miente acerca de cómo se siente violar a un chancho
violar a un puerco
violar a un cerdo (hágase y dígase todo esto de forma simultánea)


no lo va a masturbar
no lo lame
no lo succiona
literalmente
se lo monta
se lo viola con pasión
hasta
diría yo
con ternura





3. La mujer embarazada de una aguja


Hiciste que el chancho entrase a tu cuerpo y la cosa te salió mal porque en vez de puerquitos el muy cerdo te embarazó de una aguja y ahora vas a tener que arreglártelas porque el chancho está muerto,
el chancho
explotó

YACEN MURIÉNDOSE, EN MAYÚSCULAS
las rocas que no devienen en sustancia,
la catarata de pasillos que se vino a verme festejar.

YACEN MURIÉNDOSE, EN MAYÚSCULAS,
los viajantes que programaron el veraneo de los chanchos.

YACE MURIÉNDOSE, EN MAYÚSCULAS,
la punta de la punta de un pabellón patrio donde mi madre y yo trocamos amuletos.



Llover es mutilar al Agua.
Mirar es mutilar al Espacio.

Vivir es mutilar al Universo.



Yo te sugiero que confíes en la estrechez de las palabras, yo te sugiero que confíes en la oclusión de las palabras.

Si,
me di cuenta.

Yo te aconsejo que confíes en el animal de la palabra,
yo te aconsejo que confíes en el animal de la palabra,
yo
exijo
que confines a ese animal en la vigilancia.
Todo.

Lo apruebo: habrá vigilancia para estos animales
y después (o sea ahora),
se disuelven en su propia desaparición.



LA RÉMORA EN MAYÚSCULAS

Disolverse
Es
Desaparecer ante la materia.

DESAPARECER EN MAYÚSCULAS
no confiar en ti, ni en tu chancho, ni en lo real de tus agujas

chuparse la rémora sin oscuridad en algún tipo de silencio.




4. El chancho atragantado que yace convulsionado boca arriba



Tus redes fueron siempre luminarias,
una niña remendada a la que le cuelgan los hilos
tus agujas
yo
te las chupo

(perdón, me las chupo
y después

desaparezco
)


Es que tragarme tus agujas fue la demostración analítica de mi amor por la vía medicoquirúrgicopráctica.
Estaba tan ansioso por comerlas que algunas se quedaron atoradas
(de puro angurriento me pasó),
yo pensé: chancho atragantado, digerir las agujas que se colaron por mi hocico,
rémora de lastre,
las agujas me afinan el hocico,
quizás
ahora puedan sacarme de una vez la aguja sietemesina que tanto me incomoda y no quiero contagiar




HE REFLEXIONADO SOBRE ESTO:
no me importa que nos una,
se me explotan las uñas por morderte,
degustarte,

lo otro ya no importa

se hace tierra...



HE REFLEXIONADO SOBRE ESTO:

No es fácil parir una aguja del tamaño de un chancho,
además
está la pequeña cuestión
de que la performance puede caerse en cualquier momento
y yo
aún no la he visto

(llegaste cargada de valijas de tierra, el escenario era una maraña de luces y se te caían los hilos)

Primer señal de esto: las puntadas repentinas en tu cabeza.






estás en los chanchos con aroma a hombre,
por entre las redes de paja aparecés
única
brillante
te cortamos tus partes simples y nunca desatamos los nudos





ajena






perfora




Como una ampolla reluzco en la noche
retengo
el almidón que destilan los ojos cuando mienten:
soy una boya en la que la marea colapsa

(y mis huesos...
bien adentro de los huesos
las performances luminarias que nunca ví)







5. Apuntes sobre una performance que no vi


yace muriéndose
el chancho que se abrió ante la máscara lumínica

hasta mi corazón fue una boca para que alimentases en la noche

Me di cuenta: la rémora tuvo que infiltrarse en el hueso para seguir viviendo, en lo hondo de las cuencas se formó una aguja que reventó la ampolla con forma de chancho atragantado que yace convulsionado boca arriba,
desde sus órbitas salió puro almidón,
y con eso
la mujer embarazada amamantó la aguja hasta que ésta pudo enhebrarse sola.

Quedaste torcida.

Eres la aguja abandonada en un desierto minado de globitos.




Tus agujas te las chupo y tus redes
son miradas que se des-cabezan
y son linternas apagadas en donde los ojos no duermen.

El resplandor de las cenizas tiene tantas tonalidades...





Se le dirá a esto COMIENZO sin embargo es una pura constelación de acciones cuyo sentido se va apagando
apagando
apagando
Una caminata de asuntos que no cargan referentes,
una red sin vacíos,
una herida que cuelga
sin agujas
la peor calumnia que se dijo acerca del destino de las cuerdas que se hallan detrás de bastidores y nunca pudieron ahorcar al chancho




Inventaste tu idioma en las cavilaciones donde se tejía lo enfermo
después de eso
deshojaste las planicies de los huesos hasta invalidarlos.



HE REFLEXIONADO SOBRE ESTO:
no es posible hacer una performance que se llame nueve de la mañana del 6 de setiembre del año 1983 ya que ese día
nunca existió.




La luz debería bajar un poco ahora y la música desmesuradamente subir hasta tocar los techos del pasillo largo largo larguísimo como una aguja y filoso como chancho,
aquí resuena el quejido del animal de forma obsesiva mientras lo pinchan con una aguja y este explota,
la penetración es tan lenta que las personas sienten náuseas.
(seguramente éste sea el elemento catártico).




Que tus entrañas se cerrasen
chancho cruelista
a la final de la performance.
Que tu hocico retornase y vomitara olor sería...

Ah tus entrañas
por fin desencajando.
Las increpaciones

que tu chancho retornase
cruelista
como mirarla por primera
perfecta

tu final en la performance








Como por primera
reconozco que ahora
no recuerdo
si se hizo cada cosa que se hizo en aquella performance.

Y quizá un foco enorme

por fin desencajando retronasen tus olores

atropellados.


Como si ocurriese el momento

en que a todas las personas

se le desintegrasen

los frenos.

Saturday, April 01, 2006

Poema de Giankarlo Huapaya (Perú)

Te lo pido Abrir

Abrir viólame donde quieras. No hables, cúbrete anónimo con las miradas fieras. Encanalla mi cuerpo con tus pieles perversas. Entúrbiame vil Calor de daños triunfales. Lascivo hoy.

Es sentir prolongo
desvergonzado
con crudeza a flor
hasta abrir mi piel.

Te deseo ahora mi Abrir
de solo verte entraño tus garras violentas
de luminoso cualquier sitio.

Hondonada abierta muy
para tus nombres descendentes
declinados mordaces, Abrirsoti
ovante entras lacerando
lo recuerdo mío, mi punición
punitivo gratuito con creces porque me lo merezco
supremo, supera , Abrir.

De fresco, viólame entre tus delicados
por favor suplicante alabado
maltratamiento tu yo
a Abrir Substrato Botar
dueña sin sensiblería
poseso a cordones de desgarro juvenil
desgajando ropones múltiples
pequeñas muelas y sanguijuelas
ay Abrir
hay
se me estremece y tiemblo jugoso
cosquilleo narcotizado, embestidor
rugoso a terso a simado a rotoso
hay.
Te lo niego Abrir

Abrir bio-lame entre espasmos
en el canto-gallo
suficientes
adustos piel-miel
tempranero como-lánguidos
delante de- detrás de- sobre de- debajo de-
irisado por ti porque coreo
amado que amamantas
cocos-cocas
espaldas-vientres-pantorrillas están nubosos-brillados
enlodados, cuéntame
contigüo-contigo.

Cómo - Abrirsoti- jugueteas - el tiempo. Enternecida-embelesado.

Thursday, March 30, 2006

Poema de Ericka Ghersi (Perú)


Papilla estellar (Mercedes Varo, 1958)

Mi corazón es el Bowling Green de Manhattan de 1914.
Lugar que me revolcó sobre la nieve de un año nuevo,
entre sangre y llanto se perdió en Arizona.

Este Bowling Green de mi corazón gira sin salida.
Es como estar en el Turnpike o en esos ‘springs’
con ríos cuesta abajo.

Yo en Maniatan en 1998,
llorando sobre la nieve.
Mi gato calentando mi corazón con sus maullidos,
llorando sobre la nieve.
Y él allí hablando sobre San Marcos y la casa de Ted Berrigan.
Y yo pensando—veinte años después—en Alice Notley
y en su « Unborn Second Baby ».

Sobre la torre que gira en el aire.
Sobre el fuego de una mujer traída desde el país de las luces,
desde otro océano, recojo mis partes.
Soy el gato que teme al agua,
y el recorrido me lleva hacia el fondo de la gran ciudad,
hacia ese dolor que te arrastra hasta la nieve.
Desde tu ventana
puedo ver las torres que ya no existen.
Te puedo ver en esa foto
sonriéndome
diciéndome que en Arizona
el clima
es húmedo y frío.
Y que tus hijos y mis hijos son hermosos en Arizona,
y yo llorando sobre la nieve, con la sangre sobre los labios.
Con los mocos y la sangre sobre los labios me arrodillo
y digo
que creo en dios y que él no te dejará salir de Manhattan.

Nos encontramos en el Bowling Green sin salida,
y tú escapaste
como las ardillas que fugaron de este cuadro.

¿Dónde está mi gato para que limpie estas manchas?
- llorando sobre la nieve,
¿por qué toda esta gente camina detrás de mí?,
- llorando sobre la nieve,
yo solo quiero
saltar de la torre y tomar mi trenza. No.
Yo ya no puedo ser rescatada.
Jala de mi corazón esta trenza insatisfecha.
Jala mi corazón desde este edificio sin ventanas.

Sobre mis rodillas sangro
y digo que
creo en Dios.
Y digo que creo en Dios y que tú regresarás.
Y digo que creo ...
¡Dios!, ¿regresará algún día a mi lado?
Mi gato,
limpio de heridas.
Mi gato, que subió a la antorcha para decir que estaba cansado de andar.
Mi gato, que limpió los mocos y la sangre que caía de mis labios.
Mi minino,
¡que así te llamaste alguna vez!.

¡Mi pequeño león!

Y yo sobre la nieve,
aquel año,
mi rostro quedó pegado sobre la nieve.
Atravesada por la ciudad de las luces en este Bowling Green sin paradero,
llorando sobre la nieve.
Y mis manos no se pudieron cerrar para golpearte.

“Leave my loneliness unbroken / quit as those have quit before
take the talon from my heart / an see that I can care no more
whatever mattered came before.”

Quedaron pegadas las palabras sobre la nieve.
El cuervo que el gato nunca atrapó.

El pájaro que no se oye nunca.
Tu voz extranjera en un país extranjero.
Ajeno es el eco de mi canto. Desde aquí no hay canto
ni canción que puedas entender.
Esta lengua tan antigua y personal
se ha quedado llorando sobre la nieve...

Tomé mis libros comprados en la calle San Marcos.
Leí un poema:

“No es un pájaro el que expresa la turbia fiebre de laguna,
ni el ansia de asesinato que nos oprime a cada momento, / ni el metálico rumor de suicidio que nos anima cada madrugada.”

Raras veces
se puede leer con el corazón
y en castellano
desde este Bowling Green sin salida.
Raras veces se puede leer y luego
saludar con el corazón
en castellano
aquí en Manhattan.

Y el calor del hielo me dirige hacia esa mujer ardiendo.
No le temo a las alturas,
pero tú,
mi gato,
me dejaste en este Bowling Green de Manhattan,
sangrando de rodillas
pidiendo a Dios que no te saque de este Central Park.

Tú que me dijiste que ya no había bosques
ni playas
que caminaste sobre los pantanos, pequeño aire,
el ave que jamás oí cantar.

Tú que pisaste hormigas y mataste moscas
huyes
hacia la humedad y el frío de tu Arizona.

Con este cuerpo limpio que me acompaña me quedo en esta torre.
No voy a luchar contra el curso de sus aguas
porque soy gato
hormiga
y mosca.

Yo quise tomar este cuerpo y desgarrarlo,
pero también soy un cocodrilo que ataca por hambre
o porque la mosca se paró sobre mi hocico.

Pero tú me dejaste sangrando sobre la nieve
y mi nariz sangrando y mis manos
tiesas por la nieve.
Yo no pude golpearte,
mis manos tiesas
y los insectos llevándose la sangre regada sobre la nieve.
Y tú huyendo tan lejos,
a dos cuadras del museo,
entre los colores de los autos y los autobuses.

Entre la nieve y la sangre, los insectos te llevaron al cuadro
a buscar este Bowling Green de Manhattan
en Ohio, en Arizona, en Colorado,
entre la humedad y el frío de tus australias.

Sobre esas playas, los insectos te encontraron
y te trajeron hacia este paisaje en blanco
donde yo esperaba
con sangre en mi nariz
con las rodillas sobre la nieve
gritando que creo en dios ...
¡Padre!

Y yo, esperando a que él
te regrese a mí
desde tus australias,
pequeño aire sin salida en este centro de afuera.

Todos me dicen que este Bowling Green de Manhattan es el final del camino.

Todos me dicen en Washington que
este monumento
la aguja
es la última etapa
y el ombligo del resto de esta ciudad fantasmal.

Todos me dicen que estoy bien,
que no mire hacia la nieve
donde una nariz y unas manos tiesas
me aguardan.
Que no mire ni suba al techo de la torre.
Que me quede en la ventana.
¿Para qué mirar sino te puedo atrapar?,
tú que huiste a comer correcaminos en vez de cocodrilos.
Tú que rompiste los platos en tu furia,
tú que lanzaste las lámparas al ver
que no podías salir de este Bowling Green,
de este centro de verano por tres meses,
de este espacio en blanco por nueve.

A mí sí me enviaste a los pantanos,
¡a vivir con los cocodrilos !, dijiste.

Y yo llorando sobre la nieve en este Bowling Green de Manhatan,
voz extranjera en un país extranjero.

“Voix étrangère au bosquet / Ou par nul écho suivie”

Entre las paredes del bosque
y aquel edificio desde donde las torres
no nos dejaban ver el mar,
desde la playa abierta
desde este estación sin paradero
yo aguardo el tren
perdida entre la sangre y el llanto de Arizona
con este Bowling Green de mi corazón que gira
gira
y gira
sin salida.


ERICKA GHERSI
Nació en Lima (1972). Estudió Ciencias de la Comunicación en la Universidad San Martín de Porres. Publicó Zenobia y el anciano (1994) y Contra la ausencia (2002). Actualmente se encuentra haciendo un doctorado en Literatura Latinoamericana y enseñando en la Universidad de Florida. Su correo es: ghersi_moore@yahoo.com



Esta es la lista de los confirmados hasta hoy para
POQUITA FE 2006: II ENCUENTRO DE POESIA LATINOAMERICANA ACTUAL EN CHILE
que se realizará desde el 9 de octubre al 15 de octubre de 2006 en Santiago de Chile.


INVITADOS MAYORES INTERNACIONALES

1. ROBERTO ECHAVARREN (Uruguay)
2. REYNALDO JIMÉNEZ (Argentina)
3. ERNESTO LUMBRERAS (México)
4. MAURIZIO MEDO (Perú)


INVITADOS JÓVENES EXTRANJEROS

5. RODRIGO FLORES (México)
6. JORGE SOLÍS ARENAZAS (México)
7. RAMÓN PERALTA (México)
8. ALEJANDRO TARRAB (México)
9. DOLORES DORANTES (México)
10. ROCÍO CERÓN (México)
11. LEÓN PLASCENCIA ÑOL (México)
12. JÉSSICA DÍAZ (México)
13. KAREN PLATA (México)
14. FANNY ENRIGUE (México)
15. LETICIA CORTÉS (México)
16. ABRIL MEDINA (México)
17. GIANCARLO HUAPAYA (Perú)
18. FERNANDO POMAREDA (Perú)
19. ÁLVARO LASSO (Perú)
20. ALBERTO VALDIVIA (Perú)
21. HAROLD ALVA (Perú)
22. IGNACIO INFANTAS (Perú)
23. MIGUEL ILDEFONSO (Perú)
24. CECILIA PODESTÁ (Perú)
25. DIEGO LAZARTE (Perú)
26. DAVID COLLAZOS (Perú)
27. MIGUEL A. MALPARTIDA (Perú)
28. REINHARD HUAMÁN (Perú)
29. Victoria Guerrero (Perú)
30. ERICKA GHERSI (Perú)
31. ARTURO GONZÁLEZ (Perú)
32. ANDREA CABEL (Perú)
33. MIGUEL COLETTI (Perú)
34. ALESSANDRA TENORIO (Perú)
35. VÍCTOR RUIZ (Perú)
36. NICOLÁS ALBERTE (Uruguay)
37. MANUEL BARRIOS (Uruguay)
38. MARÍA E. LÓPEZ (Argentina)
39. GUSTAVO LÓPEZ (Argentina)
40. MERCEDES GÓMEZ DE LA CRUZ (Argentina)
41. LUCÍA BIANCO (Argentina)
42. CRISTIÁN DE NÁPOLI (Argentina)
43. VIOLETA KESSELMAN (Argentina)
44. EVA MARURI (Argentina)
45. ANA MAZZONI (Argentina)
46. CECILIA ROMANA (Argentina)
47. ALAN MILLS (GUATEMALA)
48. GUILHERME ZARVOS (Brasil)
49. CHRISTINA LIVREMENTO (Brasil)
50. DOUGLAS DIEGUES (Brasil)
51. PAULO FICHTNER (Brasil)
52. VIRNA TEIXEIRA (Brasil)
53. LIGIA DABUL (Brasil)
54. FELIPE GARCÍA QUINTERO (Colombia)
55. ERNESTO CARRIÓN (Ecuador)
56. LUIS CARLOS MUSSÓ (Ecuador)


INVITADOS MAYORES NACIONALES

57. RAÚL ZURITA (Chile)
58. ENRIQUE GIORDANO (Chile)
59. SOLEDAD FARIÑA (Chile)
60. JUAN CAMERON (Chile, Valparaíso)
61. PAULO WIRIMILLA (Chile, Calbuco)
62. STELLA DÍAZ VARÍN (Chile)


INVITADOS JÓVENES NACIONALES RESIDENTES EN SANTIAGO

63. ANTONIO SILVA (Chile)
64. ALEXIS DONOSO (Chile)
65. CARLOS CARDANI (Chile)
66. JUAN CARLOS URTAZA (Chile)
67. ELISA RIVARA (Chile)
68. GERMÁN GANA (Chile)
69. ÓSCAR SAAVEDRA (Chile)
70. RAFAEL FARÍAS (Chile)
71. GUSTAVO BARRERA (Chile)
72. ELIZABETH NEIRA (Chile)
73. RODRIGO GÓMEZ (Chile)
74. GREGORIO ALAYÓN (Maracai, Venezuela)
75. DIEGO BRAND (Chile, Pto. Varas)
76. JOSÉ URAYAMA (Chile, Rancagua)
77. RODRIGO OLAVARRÍA (Chile, Pto. Montt)
78. FELIPE RUIZ (Chile, Coronel)
79. DIEGO RAMÍREZ (Chile, Antofagasta)
80. GLADYS GONZÁLEZ (Chile)
81. NICOLÁS SAID (Pto. Montt, X región)


INVITADOS JÓVENES NACIONALES NO RESIDENTES EN SANTIAGO

82. NICOLÁS BARRÍA (Chillán, VIII región)
83. MARCELA PARRA (Temuco) –residente en Valparaíso-
84. SEBASTIÁN FARAH (Valparaíso, V región)
85. SANTIAGO BONHOMME (Chillán, VIII región)
86. DANITZA FUENTELZAR (Iquique, II región)
87. BRUNO SERRANO (Valdivia, X región)
88. GONZALO DAVID (San Fernando, VI región)
89. JUAN MALEBRÁN (Alto Hospicio, II región)
90. EDUARDO VILLALOBOS (La Serena, IV región)
91. CARLOS ARAOS (Alto Hospicio, II región)

Wednesday, March 29, 2006

POESIA LATINOAMERICANA ACTUAL